Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Servicio Geológico Colombiano

100 años - conocimiento geocientifico 1916 - 2016
Ministerio de Minas y EnergiaTodos por un nuevo país
Skip Navigation LinksColombia
Seleccione su búsqueda
miig

​Sierra Nevada del Cocuy desde el sector Ritacuba.  Fotografía de Carmen Rosa Castiblanco. 2009.​

 Colombia

​Colombia

La configuración actual de la margen NW de Suramérica es una región sometida a una intensa deformación debido a la interacción de tres placas litosfericas: la Placa de Nazca y la Placa Caribe de afinidad oceánica y la Placa de Suramérica además del Bloque Panamá al Noroccidente de Colombia. La zona de interacción entre dichas placas, en la zona de deformación de los Andes de Colombia, se ha definido como el Bloque de los Andes del Norte (Trenkamp et al., 2002), como un segmento geológico distintivo. Van der Hilst y Mann (1994 ) por tomografía sísmica han estimado que la Placa Caribe posee un ángulo de subducción de 17° extendiéndose a una profundidad aproximada de 275 Km, mientras que la placa de Nazca posee un ángulo de subducción de 50° y una profundidad de 500 Km.

Al observar de cerca el contexto geodinámico del noroccidente de Suramérica, se hace evidente la compleja interacción de placas, microplacas y bloques estructurales que controlan la deformación continental en la actualidad (Figura 4). El movimiento de la placa oceánica Nazca en convergencia oblicua con la placa Suramericana (tasa de 54 mm año y subducción de ~ 35°), es absorbido parcialmente en el continente y se refleja en el acortamiento cortical en sentido perpendicular a la margen andina, y el movimiento restante es transferido directamente a los sistemas de fallas de rumbo dextral (p.ej. Algeciras, Garrapatas, Ibagué). Más arriba de los 5° N, Entre el límite transcurrente de Hey y el Cinturón de Deformación del Sur de Panamá, se encuentra la microplaca Coiba desplazándose en sentido perpendicular a la margen continental a una tasa de 25 mm año, produciendo el levantamiento de la Serranía del Baudó. La colisión de la microplaca Costa Rica – Panamá (limitada por los cinturones de deformación al norte y al sur de Panamá) con el continente, más rápida (30 mm año), acentúa la deformación cortical, penetrando a más de 600 km de distancia y generando cabalgamientos (sistemas inversos de piedemonte sub – paralelos a los ejes cordilleranos) y transcurrencias sinestrales (fallas Santa Marta – Bucaramanga, Arma, Uramita, entre otras).

Por otra parte, la convergencia oblicua de la placa oceánica Caribe con el noroccidente Suramericano (15 mm año y subducción de bajo ángulo, ~ 20°), también contribuye a la extensa distribución de la deformación continental, y aporta movimiento a las transcurrencias sinestrales en el norte de Colombia (Sistema de fallas Santa Marta – Bucaramanga). Al oriente de las cordilleras, el continente Suramericano se traslada al noroeste a una tasa de 10 mm año En síntesis, el estado actual de esfuerzos intracontinentales, derivados de la interacción de placas anteriormente esbozada, han generado una partición de la deformación en sistemas de fallas transcurrentes e inversas, agrupadas dentro del denominado Bloque Norte de los Andes. Dichas estructuras han sido definidas como los límites activos de 22 sub – bloques cinemáticos básicos en los cuales se ha dividido el noroccidente Suramericano, con el propósito de caracterizar los mecanismos de deformación en cada sub – bloque, a partir de la implementación de una Red de Estaciones Geodésicas Satelitales GPS con Propósitos Geodinámicos. El proyecto GeoRED pretende estudiar la deformación tectónica regional, haciendo uso de una red GPS de última tecnología distribuida en la extensión del territorio colombiano, y buscando poner en operación al menos una estación permanente por bloque, y ésta rodeada a su vez por estaciones de campo.